La incultura presidencial

InculturaLa cultura de Menem

Es verdad.  Nues­tros Pre­si­den­tes no han bri­lla­do en el or­den cul­tu­ral.  La ig­no­ran­cia ac­tual cuen­ta con an­te­ce­den­tes me­mo­ra­bles.  Pa­ra no ir muy le­jos, re­cor­de­mos bre­ve­men­te al Pre­si­den­te Car­los Saúl Me­nem.

No pen­sa­mos en el lu­gar co­mún de aque­lla alu­sión me­ne­mis­ta a las obras com­ple­tas de Só­cra­tes. No; trae­mos na­da más que dos anéc­do­tas ilus­tra­ti­vas.

Una pri­me­ra, nos cons­ta, por­que allá por los años no­ven­ta, es­tan­do en San­tia­go de Chi­le, vi­mos un pro­gra­ma pe­rio­dís­ti­co noc­tur­no por te­le­vi­sión. Ahí en­con­tra­mos que al ca­nal ofi­cial ha­bían con­cu­rri­do los Pre­si­den­tes La­ca­lle y Me­nem. El en­tre­vis­ta­dor co­men­zó por el man­da­ta­rio uru­gua­yo.  Le pre­gun­tó si co­no­cía al­gún li­bro de la li­te­ra­tu­ra chi­le­na. El pre­si­den­te orien­tal le con­tes­tó que sí; que aca­ba­ba de re­leer “Adiós al Sép­ti­mo de Lí­nea”, una no­ve­la so­bre la Gue­rra del Pa­cí­fi­co. El pe­rio­dis­ta, sus­pi­caz, le di­jo que se ha­bría pre­pa­ra­do pre­via­men­te, por­que sa­bía que iba a ve­nir a Chi­le a una reu­nión de pre­si­den­tes. La­ca­lle le re­tru­có, acla­rán­do­le que aquel li­bro lo ha­bía leí­do de ni­ño, por in­di­ca­ción de su abue­lo, don Luis Al­ber­to de He­rre­ra.  Y con­ti­nuó mos­tran­do su eru­di­ción. Des­pués fue el tur­no de Me­nem. En su ca­so, quien en­tre­vis­ta­ba lo in­te­rro­gó acer­ca de los Pre­mios No­bel chi­le­nos. Me­nem ex­pre­só que por su­pues­to co­no­cía a Pa­blo Ne­ru­da; ahí se que­dó, se atran­có, y no hu­bo for­ma de sa­car­le una pa­la­bra más. En­ton­ces, el hom­bre de la televisión dio por ter­mi­na­da la en­tre­vis­ta. Lue­go di­jo a la au­dien­cia que los chi­le­nos no cre­ye­ran que los ar­gen­ti­nos no sa­bían quién era Ga­brie­la Mis­tral; que el ca­so de Me­nem era de in­cul­tu­ra sin­gu­lar. Al fin de cuen­tas, esa acla­ra­ción le cos­tó el em­pleo al pe­rio­dis­ta (quien pue­de tes­ti­mo­niar lo que na­rro), a pe­di­do del Em­ba­ja­dor ar­gen­ti­no.

Otra vez, Me­nem con­cu­rrió a la inau­gu­ra­ción del nue­vo edi­fi­cio de la Bi­blio­te­ca Na­cio­nal. En ese tran­ce, las au­to­ri­da­des lle­ga­ron a la He­me­ro­te­ca. Des­lum­bra­do, el Pre­si­den­te le pre­gun­tó al Di­rec­tor có­mo se ha­bían con­se­gui­do tan­tas re­vis­tas. Se le con­tes­tó que, en gran me­di­da, por do­na­cio­nes. A raíz de lo cual, Me­nem di­jo que él po­dría do­nar dos co­lec­cio­nes de re­vis­tas.  Una, com­ple­ta, la del “Pa­to­ru­zi­to”, la otra a la que le fal­ta­ban dos nú­me­ros, “El Grá­fi­co”. No se sa­be cuál fue la res­pues­ta del Di­rec­tor, por­que el pe­rio­dis­ta del dia­rio “La Na­ción” que acom­pa­ña­ba la co­mi­ti­va, no la re­gis­tró.

Bien.  Así fue­ron las co­sas.

Cristina historiadora

La pren­sa fue muy du­ra con el sa­ber de Carlos Me­nem.  No le de­ja­ban pa­sar una.  En cam­bio, con do­ña Cris­ti­na Fer­nán­dez de Kirch­ner los mis­mos pe­rió­di­cos se han mos­tra­do su­ma­men­te to­le­ran­tes.  A raíz de lo cual, con­vie­ne di­vul­gar aque­llo ocul­ta­do.

En ese or­den po­de­mos re­cor­dar al­gu­nos da­tos, mer­ced a dos cir­cuns­tan­cias: una, que mien­tras es­cri­bi­mos, so­le­mos te­ner pren­di­da la te­le­vi­sión en TN; la otra, que go­za­mos de bue­na sa­lud es­to­ma­cal; de mo­do que el oír los dis­cur­sos ofi­cia­les no nos ha cau­sa­do nin­gu­na úl­ce­ra, al menos has­ta aho­ra (to­ca­mos ma­de­ra).

Por eso, un tan­to des­hil­va­na­das, apor­ta­mos las si­guien­tes evo­ca­cio­nes.

En An­go­la, la Pre­si­den­te di­jo dos co­sas que nos cau­sa­ron es­tu­por. La pri­me­ra, so­bre el rol prin­ci­pal que tu­vie­ron los ne­gros es­cla­vos an­go­le­ños en la Re­vo­lu­ción de Ma­yo. La se­gun­da, las an­dan­zas de Er­nes­to “Che” Gue­va­ra por An­go­la.  Fue to­da una no­ve­dad, por­que has­ta en­ton­ces se creía que los “mo­re­nos”, in­clui­dos en el re­gi­mien­to de “Cas­tas” (con in­dios y par­dos), no eran an­go­le­ños, hu­bie­ran par­ti­ci­pa­do o no de Ma­yo.

Por otra par­te, cuan­do tra­za­mos una bio­gra­fía de Gue­va­ra, nos en­te­ra­mos que el “año en que es­tu­vi­mos en nin­gu­na par­te”, se de­sa­rro­lló en el Con­go. Que se su­pie­ra, nun­ca in­cur­sio­nó por An­go­la, don­de sí lo hi­cie­ron tiem­po des­pués las tro­pas de Fi­del Cas­tro, man­da­das por el ge­ne­ral Ar­nal­do Ochoa, a quien el In­fi­del, con su ha­bi­tual fe­lo­nía, hi­zo fu­si­lar des­pués.

An­tes de esas re­fe­ren­cias, só­lo pres­tá­ba­mos aten­ción a los co­no­ci­mien­tos quí­mi­cos de la Dra. Kirch­ner (su cé­le­bre enun­cia­ción de la fór­mu­la del agua: H2 ce­ro), o re­li­gio­sos (di­jo que los ma­ro­ni­tas no eran cris­tia­nos).

De ahí en ade­lan­te nos in­te­re­sa­mos por su sa­bi­du­ría his­tó­ri­ca. Por eso, to­ma­mos otras lec­cio­nes, que com­par­ti­mos con los lec­to­res.

Co­mo es sa­bi­do, hu­bo una fa­mo­sa ac­tua­ción de la Sra. de Kirch­ner en Har­vard. La pren­sa lo­cal le re­fre­gó la com­pa­ra­ción con La Ma­tan­za.  En cam­bio, na­da di­jo de su dis­cur­so an­te­rior en Geor­ge­town. En esa opor­tu­ni­dad, nues­tra Pre­si­den­te les ex­pli­có a los uni­ver­si­ta­rios nor­tea­me­ri­ca­nos la si­mi­li­tud en­tre la Gue­rra de Se­ce­sión es­ta­dou­ni­den­se y la ba­ta­lla de Ca­se­ros. Se­gún su sa­ber, ella in­di­có que el da­to que ana­lo­ga­ba am­bos su­ce­sos era el te­ma del “va­lor agre­ga­do”.

Tén­ga­se pre­sen­te que por en­ton­ces, el jo­ven cam­po­ris­ta Ki­ci­llof la adoc­tri­na­ba so­bre el par­ti­cu­lar.  En­ca­mi­na­da por ese sen­de­ro, aña­dió que en Es­ta­dos Uni­dos triun­fa­ron los del Nor­te, par­ti­da­rios de in­cor­po­rar el va­lor agre­ga­do. En ese ins­tan­te di­jo —y es­tá gra­ba­do— que los nor­te­ños di­ri­gi­dos por Lin­coln y Was­hing­ton ven­cie­ron a los su­re­ños del Ge­ne­ral Lee. Pen­sa­mos que ha­bía­mos oí­do mal, por­que dá­ba­mos por muer­to des­de años atrás a Geor­ge Was­hing­ton, y que lo ha­bría con­fun­di­do con el ge­ne­ral Grant. No era así. No se tra­ta­ba de nin­gún “lap­sus lin­guae”. A los po­cos mi­nu­tos, la Pre­si­den­ta rei­te­ró el da­to, re­su­ci­tan­do de nue­vo a Was­hing­ton. Res­pec­to de Ca­se­ros con­fe­sa­mos que no en­ten­di­mos muy bien la ar­gu­men­ta­ción, por­que, has­ta don­de sa­bía­mos, tan­to Ur­qui­za como Ro­sas eran sa­la­de­ris­tas y “agre­ga­ban va­lor”. En fin… Nos que­da­mos me­di­tan­do. Re­fle­xio­nan­do acer­ca de en qué con­ti­nen­te ha­brán ubi­ca­do los oyen­tes uni­ver­si­ta­rios yan­quis a esa fun­cio­na­ria exó­ti­ca. Tal vez, si­tua­ran su go­bier­no en­tre Tan­za­nia y Ugan­da.

Dos pe­núl­ti­mos he­chos. To­dos pu­di­mos en­te­rar­nos —mer­ced a la Televisión Pú­bli­ca— de la ad­mi­ra­ción de la Se­ño­ra Pre­si­den­te por el Dr. Juan Ma­nuel Bel­gra­no, por su vic­to­ria en Tu­cu­mán. Los his­to­ria­do­res cas­tren­ses po­drán acla­rar de qué for­ma la sa­pien­cia ju­rí­di­ca del Ge­ne­ral Ma­nuel Bel­gra­no co­la­bo­ró pa­ra su triun­fo tu­cu­ma­no (lo del Juan, lo de­ja­mos pa­ra otra vez; jun­to con las “sol­da­das” de los sol­da­dos). Pa­sa­do unos me­ses, la Pre­si­den­te, de vi­si­ta en Viet­nam, tu­vo otro gran des­cu­bri­mien­to. Al ba­jar a un tú­nel de los viet-congs, con som­bre­ri­to y to­do, ha­lló en su in­te­rior una mag­ní­fi­ca ver­dad: que el Ge­ne­ral San Mar­tín se pa­re­cía a Ho Chi Ming. ¡Eu­re­ka!

Y, por su­pues­to, do­ña Cris­ti­na, que no pier­de opor­tu­ni­dad pa­ra pe­ro­rar con­tra el li­be­ra­lis­mo eco­nó­mi­co, an­te un nue­vo ani­ver­sa­rio de la Re­vo­lu­ción de Ma­yo, ha vuel­to a ad­he­rir a los mi­tos más ran­cios del ja­co­bi­nis­mo eche­ve­rria­no. Da­do que con es­ta ase­ve­ra­ción emu­la al  pé­si­mo re­jun­te que la ofi­cia de Opo­si­ción, y aun­que con es­ta alo­cu­ción no ha­ya aña­di­do na­da nue­vo al ma­ni­do “Dog­ma de Ma­yo”, cree­mos que va­le la pe­na apro­ve­char la oca­sión pa­ra efec­tuar al­gu­na pre­ci­sión so­bre el mo­re­nis­mo usur­pa­dor.

Mo­ra­le­ja: sa­que­mos la de­bi­da lec­ción his­tó­ri­ca. Más allá de bur­lar­nos de las ig­no­ran­cias su­pi­nas de los go­ber­nan­tes, o de in­dig­nar­nos con sus afa­nes cre­ma­tís­ti­cos, de­be­mos es­tar aler­tas con su la­ten­te te­rro­ris­mo, y la “hui­da ha­cia ade­lan­te” por su even­tual caí­da. Que no se crea que por ser co­rrup­tos, re­sul­tan man­sos. No. Se­rán in­cul­tos de pa­dre y ma­dre, se han vuel­to do­lo­sa­men­te mi­llo­na­rios, pe­ro son tan pe­li­gro­sos co­mo un mo­no con na­va­ja.

 _________________________________________________________

Fuente: “Cabildo”, Buenos Aires, mayo-junio, 3ª época, año XIII, nº 103, Enrique Díaz Araujo.

Anuncios