El niño y el globo o estar contento en lo sencillo

Andrés cumplió cuatro años, y el festejo de su cumpleaños lo realizaron en un shopping, en el espacio destinado a los videos juegos o juegos electrónicos. Allí estaba él, entre medio de luces y ruidos, con varios amiguitos. No podemos decir que no estaba contento, pero no nos pareció ver la alegría genuina del juego por el juego. Entre juegos preestablecidos, minutos pautados y actividades administradas por una coordinadora fue pasando el tiempo.

Todo lo sucedido llevó a que realizáramos la siguiente y breve reflexión. Sabemos bien que en los últimos años la mercantilización de todo lo que gira en torno al niño es abrumadora, y el “festejo del cumpleaños” no está fuera de esta “oferta infantil”. El cumpleaños es un producto más que se compra y vende en el mercado. Ya no parece haber lugar en la casa para dicho festejo. Los padres no tienen tiempo de preparar un cumpleaños –aunque este sea ¡un día en trecientos sesenta y cinco que tiene el año!-“hogareño” como aquellos de antaño -bueno, tampoco tanto tiempo, ¿serán diez o quince años?-, donde los niños verdaderamente jugaban y recreaban su imaginación -recuerdo haber jugado a la mancha y todas las derivaciones existentes de ella que se inventaban en un instante, y a tantos otros juegos fruto de la imaginación-, donde el contacto y la relación con los otros era una necesidad. Hoy esto no es indispensable, es la máquina y el jugador, nada ni nadie más. Creo ver aquí una nueva forma de hacer perder a los niños la capacidad de compartir y de saberse contentar (estar contenido) con lo sencillo. Es cierto que las propuestas llamativas atraen su mirada, como esas publicidades que constantemente los bombardean y les hacen pedir todo y más de lo que ven, y que los padres, los tíos, los abuelos, quien sea, son los que se lo regalan, sin darse cuenta de que en realidad no lo necesitan. Son los mismos niños los que desmienten su “necesidad” de esos juguetes que salen en televisión, pues juegan un instante con lo que le han regalado y rápidamente pasa al olvido.

Todo gira en torno al consumismo. Y estos “mercenarios de la infancia” que ven en los niños simplemente a un consumidor –totalmente indefenso a los estímulos- se aprovechan de ellos y, también, por sobre todo, de la concepción materialista de las “personas mayores”, como gustaba decir a Saint-Exupéry. Pero el niño se burla de esto, y por eso abandona con tanta soltura los “juguetes” que le regalan, porque aún su mirada no está empañada por esta pseudo-cultura materialista, hedonista y consumista del poseer por el poseer mismo, y prefiere el barro, el agua, el insecto fantástico y desconocido, un palo convertido en espada y al instante siguiente en un brioso caballo con la crín al viento. La sencillez de su alma lo hace retornar al mundo de la fantasía y del juego por el juego; mundo, que lamentablemente, nosotros, las personas mayores, sin a veces darnos cuenta vamos convirtiendo en un suelo árido, porque las pretensiones de los niños por juguetes y más juguetes no son genuinas, sino creadas por la publicidad para vender un producto. ¿Acaso no nos damos cuenta? Si hasta nosotros, “personas con uso de razón” somos víctimas de este sabotaje.

Volvamos al cumpleaños para poder mostrar esto que hemos dicho. Casi al final de dicho cumpleaños ocurrió lo mágico, que despertó en Andrés la mirada alegre y la risa jovial. Un globo. Sí, un globo avivó en él tamaño desborde de vida. Al inicio del cumpleaños no parece haberlo registrado, pero ahora lo tiene entre sus manos, y lo lanza al aire una y otra vez; me llama para jugar y durante un largo tiempo hacemos lo mismo: lanzamos el globo al aire.

 

José Gastón

Anuncios
Minientrada | Esta entrada fue publicada en Educación, José Gastón y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a El niño y el globo o estar contento en lo sencillo

  1. Jerónimo dijo:

    Qué bueno sería que los padres siguieran este, si se puede decir, pequeño consejo.

    Muchas gracias.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s