La vida de los combatientes cristianos

LA VIDA DE LOS CABALLEROS TEMPLARIOS[1].
(San Bernardo de Claraval)

Dada no solo la condición, sino tambien la situación del cristiano de hoy, nos parece prudente compartir el siguiente texto del Doctor Melifluo, en el cual nos hace saber y nos exhorta a tener condición de monjes y soldados.

El cristiano verdadero actual recibe ataques de todos los frentes de parte de los enemigos externos e internos. En el siguiente texto, el Abad de Claraval nos da las claves necesarias y justas para para realizar la ineludible labor de convertirnos en contemplativos del Amor Divino, llevando lo contemplado en la Caridad hacia nuestros próximos, y combatiendo acérrima y animosamente a los enemigos de la Divina Majestad.

(Las negritas y subrayados son nuestros)

7. Con la finalidad de que os imiten o, al menos, se queden confundidos los soldados que no luchan en la milicia de Dios, sino en la del diablo, digamos unas palabras de la vida y las costumbres de los caballeros de Cristo y de qué manera se portan en la guerra y en su vida particular, a fin de dar a conocer mejor la diferencia que hay entre la milicia de Dios y la del siglo.

Primeramente, se guarda perfectamente la disciplina y la obediencia es exacta, porque, siguiendo el testimonio de la Escritura, un hijo indisciplinado, perecerá. Y también: la desobediencia es un pecado similar a la práctica de la magia, y pecado casi igual al de la idolatría no querer obedecer. Va y viene a la primera señal de la voluntad del que manda, se viste de lo que se da y no osa buscar en otra parte ni el vestido ni el alimento.

No se ve nada superfluo en el sustento ni en el vestido, contentándose con satisfacer la pura necesidad. Todos viven en común en una sociedad agradable y modesta (…) teniendo un cuidado muy grande por conservar la unidad del espíritu en el vínculo de la paz. Se diría que toda esa multitud de personas no tiene sino un solo corazón y una sola alma.

Nunca están ociosos ni corren de aquí para allá deseando satisfacer su curiosidad, sino que cuando no están en marcha, lo que raras veces sucede, están siempre ocupados, para no comer ociosamente su pan, en reparar sus armas y coser sus hábitos, en arreglar lo que está ya demasiado viejo o en ordenar lo que está dislocado (…) Entre ellos no hay favoritismo; se tiene consideración de las prendas, no de la alcurnia. Se anticipan a honrar unos a otros y llevan las cargas del próximo, a fin de cumplir por este medio la ley de Cristo.

Una palabra insolente, una acción inútil, una risa moderada, una leve queja o la menor murmuración no quedan jamás sin castigo en este lugar. (…) Rechazan y abominan de los cómicos, magos y juglares, de las canciones burlescas y toda clase de espectáculos y comedias, por considerarlos vanidades y falsas locuras. Llevan el cabello rapado, sabiendo que, según el Apóstol, es vergonzoso que un hombre lleve la cabellera larga. Nunca rizan el pelo; no se cuidan excesivamente del peinado, van cubiertos de polvo y negros por la cota de malla y por los vehementes ardores del sol.

8. Cuando se acerca la hora de la batalla, se arman en su interior con la fe y, por fuera, con las armas de acero, sin dorado alguno, para infundir, armados de este modo, sin preciosos ornamentos, terror a los enemigos en vez de excitar su avaricia.

Ponen mucho cuidado en llevar buenos caballos, fuertes y ligeros, y no les preocupa ni el color de su pelo ni que vayan ricamente engalanados. Piensan más en combatir que en presentarse con fausto y pompa y, aspirando a la victoria y no a la vanagloria, procuran hacerse respetar más que admirar de sus enemigos.
Además, nunca marchan en tropel o impetuosamente, ni se precipitan a la ligera en los peligros, sino que guardan siempre su puesto con toda la precaución y prudencia imaginables.

Entran en la batalla con la más bella orden, según lo que está escrito de los Padres: los verdaderos israelitas marchan en batalla con un espíritu pacífico. Pero, llegados a las manos, entonces dejan a un lado toda su habitual mansedumbre, como si se dijeran: ¿No aborreceré, Señor, a los que te aborrecen, y detestar a tus enemigos? Se lanzan sobre sus contrarios, como si las tropas enemigas fueran rebaños de ovejas; y, aunque son muy pocos, no temen, de ninguna manera, a la multitud de sus adversarios ni su bárbara crueldad.
Igualmente, están enseñados a no presumir en nada de sus propias fuerzas, sino a esperar todo del poder del Dios de los ejércitos, a quien le es fácil, según la sentencia del libro de los Macabeos, que unos pocos envuelvan a muchos, pues al Dios del cielo le cuesta lo mismo salvar a su pueblo con mucha o poca gente; porque la victoria no depende del número de soldados, sino de la fuerza que llega del cielo.

En fin, aún hoy en día se ve, por una providencia singular y admirable, que son más mansos con los corderos y más feroces con los leones. De manera que, de buena fe, no acierto a decir si se debe calificarlos con el nombre de monjes o de caballeros; por hablar con propiedad, mejor decir que son las dos cosas, puesto que tienen tanto la mansedumbre de los monjes como el esfuerzo de los soldados.

Pero ¿qué se puede decir aquí, sino que es Dios mismo el autor de estas maravillas que vemos con pasmo delante de nuestros ojos? Dios es, vuelvo a decir, quien escogió para sí tales siervos y los ha juntado, desde los confines de la tierra, de entre todos los más valientes de Israel.


[1] Extracto sacado de “Las glorias de la nueva milicia «A los caballeros templarios»” de San Bernardo de Claraval